miércoles, 29 de julio de 2015

EL HOMBRECITO

REVISTA NAYAGUA...CONTENIDOS EN ABIERTO¡
"(...) La mujer ha sido silenciada y negada a lo largo de la historia, sea donde fuere que haya destacado o sencillamente existido. Por supuesto también en poesía. Hace unas semanas, casi coincidiendo con el pueblo griego clamando OXI, Chus Visor, uno de los editores de poesía mejor considerados por parte de algunos sectores de la industria cultural, decía en una entrevista que no hay buenas poetas, que el talento de las poetas no es comparable al de los hombres.
Es una barbaridad afirmar que no hay buenas poetas en todo el siglo xx; un acto de ignorancia incontestable el simple hecho de pensarlo; por eso mis palabras van también para todos aquellos que lo piensan aunque no lo digan, para aquellos que se callan. Claro que hay poetas nefastas, pero no lo son mucho más que tantos de esos laureados poetas que ni con toda la experiencia del mundo pasarían de mediocres. La triste realidad es que de todos los libros de poesía editados en el último año tan solo un 25,6 % corresponden a mujeres. Y hay que estar muy ciego para no asumir esta realidad y ser muy estúpido para justificarla. Lo que pasa, señores editores, críticos, gestores culturales que asentís o calláis ante este tipo de declaraciones, ya sea con fondos públicos o privados, es que sois unos machistas y además unos ignorantes.
Desde esta Fundación llevamos más de diez años pensando y demostrando que las cosas se pueden hacer de otra manera (...)"
Tacha Romero
Directora de la FCPJH

LA REVISTA Y SUS CONTENIDOS EN ABIERTO
http://www.cpoesiajosehierro.org/web/uploads/pdf/a6b5fddf520e98cfcdeb42a0ea7b03b9.pdf

martes, 14 de julio de 2015

Durero
Tocar tierra

Llevo mis palmas al suelo
y rinocerontes de  granito surgen de mis brazos
y se bloquean en mis hombros.
El agua gotea sobre mi espalada
y mi cabeza es afeitada
por la hoja cremosa.

Pero entonces mi tiempo en mi cuerpo es ya
y es el momento para mi mente
Se busca la sabiduría
y los rinocerontes caen en un pozo,
sus caras se deshacen.

Quiero saber cuáles son sus últimas palabras
pero sus labios se van desvaneciendo en la púrpura.

Puse mis manos en el suelo otra vez
pero los rinocerontes vienen hacia el cuerpo
y nunca hacia la mente.

Yo solía querer tiempo infinito con mis pensamientos.
Ahora prefiero dar todo mi tiempo
a un cuerpo que se está muriendo

de cáncer.

—Max Ritvo
tr. del inglés





domingo, 12 de julio de 2015

Alla Breve amorosa

Tres personas beben de la botella
en el cuarto de estar.
Una lluvia fría. Silenciosa como un espejo.

Uno de los hombres
mete el pañuelo en su abrigo,
sube las escaleras con la chica.
El otro hombre permanece sentado

en el despacho junto al vino y al dolor de cabeza,
mientras gira el viejo Ellington
otra vez en su mente. Y sigue.

Él la abrazaba como un saxofón
cuando ella era su novia.
La lengua de ella  que tiembla en la caña.

El hombre que yace a su lado ahora
piensa en  otra mujer.
Su aliento blanco ralentí

antes de que él se fuera.
Dijo algo acerca de un hechizo,
viendo caer la nieve sobre sus hombros.

El músico
se arrastra de nuevo con su cuerno,
antigua tortuga acuática
ante la proximidad de la rueda.

C.D. Wright
Tr. del inglés


Lucrecia Love

jueves, 9 de julio de 2015


HE VENIDO A INSISTIR A LA TERRAZA


Insectos, hebras de tabaco.
Aquí y allá, las redes neuronales.
Cosas que reptan en el ruido
de lo que no se oye
y se amalgama
sin ti,

y no te sirve.



Barbara Hepworth







LA MUTACIÓN DE LA ELEGÍA


Doy largas caminatas,
me gusta caminar.

Planeo, no sé el qué.

Me gusta deslizarme, eso es todo.

Perdido en los campos de la labor,
imponte una tarea descriptiva.

Cosas:
es grande su ebriedad.

El vino es una cosa,
me sorprende pensarlo.

He regresado allí donde siempre he querido estar.
Dejo que el aire desenvuelva
toda la novedad:
estoy llegando.

La mutación de la elegía.
Yo no quiero morir.

El día es una fuga de calor.

Desarrollé mis argumentos con paciencia
ante la audiencia de los pájaros
y me dejaron ir.

Agitando sus alas mostraban su aquiescencia.
Era una música de mil demonios, pero sí:
era una música.

Agitaban sus alas sin levantar el vuelo
mientras yo me alejaba.

Quiero decir que me dejaron ir.

Bosque de la conciliación de los impulsos,
llego tarde.

Vivo emboscado aquí.

Inteligencia aleatoria, llévame
lejos de este lugar.

Abulia, nube blanca
de los desesperados que caminan
porque ya no les queda más camino
que el cielo que ellos ven.

Éxtasis de lo gratis,
una aceleración irresistible.

Vaya desesperanza,
qué impostura
si reconozco que sigo esperando,
pero ¿el qué?

Inteligencia aleatoria, ¿hay algo más

que pueda hacer con el verano?

José Óscar López

miércoles, 8 de julio de 2015



I


Los ancianos también habían sido pequeñas bestias hambrientas y egoístas, pero lo habían olvidado. Lo habían olvidado todo en aquella casa. La condición para entrar en aquella casa era olvidarlo todo, sobre todo los nombres. Todos los nombres tenían que ser olvidados. Lo único que recordaban los ancianos eran las canciones. Canciones que tarareaban obsesivamente y que hacían sangrar los oídos. Canciones extrañas que no tenían letra pero que hablaban de criaturas monstruosas que viven en el fondo de las piscinas. De mantis religiosas y de otros insectos que simulan oraciones pero que en realidad solo murmuran. Canciones que provocaban convulsiones. Que hacían salir espuma por la boca.


Cuando salían al jardín no cantaban. Solo emitían alaridos. Gritos lentos y frenéticos y delicados que hacían pensar en insectos extinguidos y en tumores que se extienden lentamente. Nos prohibieron hablar con ellos. O alimentarlos. O dejarnos acariciar por sus manos temblorosas, porque ellos habían masticado todas las sustancias y habían lamido todas las manchas. Solo podíamos mirarlos a través de la verja, pero ellos ni siquiera nos veían. Sus pupilas lácteas les impedían conformar una manada, pero corrían por el jardín de forma violenta. Los ciervos huían de sus dientecitos anhelantes. Por eso los animales disecados que había por toda la casa. Por eso las jaulas.


Pero los ancianos nunca estuvieron en la cima de la cadena alimentaria. Tribus hermafroditas comenzaron a acecharles escondidas entre los arbustos. Los cazaban de noche, cuando las formas tentaculares se movían lentamente por el fondo de la piscina. Después les cortaban el cabello y lo guardaban en frascos de cristal para dárselo de comer a los turistas. Por la mañana veíamos a los ancianos agitar sus cabezas calvas con desesperación, pero por la tarde el pelo les había crecido tanto que tenían que arrastrarlo por el jardín con violencia.






Layla Martinez.


lunes, 6 de julio de 2015

RESPUESTA DE AMALIA IGLESIAS A JOSÉ MARÍA MERINO

"Querido José María, Sabes bien que respeto tus palabras con el mismo respeto que me merece tu persona y tu obra. No obstante no considero en absoluto que el manifiesto sea un ataque inquisitorial, más bien es una respuesta a su ataque inquisitorial por no llamarlo "caza de brujas" y su anulación de todas las autoras (incluidas las publicadas por él) . Un acto de legítima defensa. No se dice en ningún lugar que este empresario de la edición no pueda tener su opinión respecto a la poesía española y respecto a sus gustos estéticos, incluso que no sea un buen editor, lo único que sí se pide es que alguien que piensa así no siga estando implicado en la mayor parte de los jurados y prejurados, (que tú y yo sabemos muy bien que es donde se dirimen los premios) de la mayor parte de los premios oficiales de este país, que pagan todos los españoles. Entiendo tus razones, pero imagínate que un editor significativo que dirime todos los premios importantes de ahora mismo dijera que no existen escritores leoneses relevantes en el último siglo salvo uno, pon el que quieras ¿Lo considerarías adecuado? ¿Creerías que esa persona debería seguir pilotando la mayor parte de los premios? ¿No es mejor que se pida cierta imparcialidad? ¿No considerarías que anular al resto de los escritores leoneses es sí inquisitorial? Respeto tus motivos y tu libertad de firmar o no un manifiesto, pero en nombre de nuestra vieja amistad, creo que inquisitoriales son ciertas actitudes que se llevan practicando ya desde hace demasiado tiempo con absoluta impunidad, y en este último caso de Chus Visor, con prepotencia y chulería. ¿Cuándo llegara al terreno de la cultura ese decálogo de buenas prácticas y esa transparencia q"ue se predica ahora tanto en otros ámbitos como el político o el económico? Es una pregunta, claro, retórica.Traslado mi carta a las personas que han solicitado mi ayuda en esto y por supuesto se la haré llegar también, si no tienes inconveniente, a las mismas personas a las que has enviado la tuya. Un abrazo, Amalia Iglesias".

http://www.elcultural.com/noticias/letras/Jose-Maria-Merino-retira-su-firma-del-manifiesto-contra-Visor/8028

jueves, 18 de junio de 2015

ESTÁTICA
Y será equilibrio de fuerza
perturbar basura humana:
magnitud.

Ni siquiera moscas beben
de sus malgastadas bocas,
precisión: los otros suelen
estar en contra de nosotros,
así está dicho.

¿Es la reflexión alimento de
ofensa? Siempre es familiar
lo inútil. Y el propósito será
aniquilación / calcular el fin
y silenciarlos.

Iván Humanes

tamra bowen
 

sábado, 2 de mayo de 2015

trans-

Yo trabajo mucho y vivo mucho menos de lo que pudiera, pero la luna es hermosa y hay estrellas azules. . . . Yo vivo la casta canción de mi corazón.
-García Lorca a Emilia Llanos Medinor
25 de noviembre 1920

La luna duda
sobre si ser
hombre o mujer.

Ha habido rumores,
todo tipo de acusaciones,
afirmaciones osadas y mentiras públicas.

Él es beligerante. Ella está en un embrollo.
Cuando él se desvanece, el mundo oscila.
Cuando ella brota, la transgresión florece.

¡Cómo  duda el impulso operístico¡
Baja a la profundidad, mi amor, de la piscina blanca.

Rita Dove

Tr. Del inglés

Henry Moore

jueves, 30 de abril de 2015




Después del invierno







Algún día, cuando los árboles hayan perdido sus hojas

y contra el blanco de la mañana

los pájaros que tiemblan bajo los aleros

hayan abrigado la noche,

volveremos nuestras caras hacia el sur, el amor,

hacia la isla del verano

donde la aguja del bambú a la arboleda astada

y a la orquídea boquiabierta sonríe.



Y buscaremos la colina tranquila

donde se alza el árbol de algodón,

y salta el riachuelo de cristal, que ríe

y trabaja el zumbido de la abeja.

Y construiremos una cabaña allí

junto a un claro del bosque,

con jacintos negros silvestres cerca

y helechos que nunca pierden el color.



Claude Mc Kay
Tr, del inglés

Alex Katz

martes, 28 de abril de 2015

Él hizo esta pantalla

no de plata o coral,
pero sí de laurel erosionado.

Aquí, introdujo un mar
uniforme como un tapiz;

aquí, una higuera; allí, una cara;
más allá, un dragón rodeando espacio-

que es designado aquí, una enramada;
allí, una flor de pasión puntiaguda.


Marianne Moore
Tr. del inglés

Georgia O Keefe




domingo, 26 de abril de 2015

Antes de tener niños,
hazte con un perro.

Entonces cuando te hagas con el niño,
espera a que el perro muera.

Cuando el perro muere,
es un alivio.

Cuando  tus niños no lo son,
quieres un perro de nuevo.

Los usos del cuerpo,
a ver dónde terminan.

Pero solo vamos por la mitad,
la mitad del camino.

Los órganos que se hacen más grandes en los bolsillos de felpa
desgástandose poco a poco.

Estamos aquí y pronto no estaremos
(a pesar de la cómoda cama el perro de peluche la almohada los libros el reloj).

El muchacho con sus calcetines y pijamas.
Una serie de colisiones accidentales.

Presión en el pecho. Todo el mundo respira
por ahora, dentro y fuera, durante toda la noche..

Estas cosas tristes tienen que ser.
Entro en la cocina del pensamiento para endulzarme.

Los huevos duros no van a hacer nada.
Ostras. Desinfectante. Mantequilla de cacachuete. Ginebra.

Gran cara de bebé, me hartas.
Tengo veinte. Tengo treinta. Tengo cuarenta años.

Una amiga me dice, Escucha,
trata de calmarte.



Deborah Landau
Tr. del inglés

Toyen



viernes, 24 de abril de 2015



pero una casa en el corazón de la ciénaga


quiero decir, un hogar indecible una raíz reblandecida


llena de vapor






por dentro de la propia raíz, del hogar del que os hablo,


transita el vapor


esa niebla es la estructura de este bulbo






digo una raíz que emerge de las cárceles


no quedan ya, cuando quiero visitarlos, los restos de la prisión


de Carabanchel


la ciudad se limpia a sí misma siguiendo el dictado


de un ingente manto de sal,


salificado el gobierno de los pobres,


y crea sobre ella anillos de higiene: no dirás caer


no dirás animal pequeño


no dirás aves, gallinas famélicas


ni este olor tan húmedo






cuando se padece una enfermedad, el mundo adquiere


su aspecto y su música, se impregna


el mundo en su conjunto se transforma


en una cervical doliente que se sabe


amarilla y destemplada






veo, podemos todavía ver y sólo a través de


esta existencia amarilla y discordante


porque una casa en el corazón de la ciénaga


porque un órgano infectado


eso es lo que somos:


vidas demasiado pronto,


una sucesión de fracturas,


multitud de líneas de sangre o


este tropel de pobres: el alimento del lodo






Oriana Méndez


Tr. del gallego


http://www.paularubioinfante.com/web_mostrarObra.php?id_contenido=415
Paula Rubio Infante

miércoles, 22 de abril de 2015



La próxima vez pregunta más cosas


Antes de los saltos, recuerda

que ese lapso de tiempo es largo y amable.

Nadie se posa peligrosamente en cualquier acantilado

antes de que contestes. ¿Hay una bolsa de lluvia

para la gente desesperadamente sedienta que espera beber

cuando dices sí o no? No creo.

Mantenlo un momento. Mantelo todo.

¿Cuándo dicen “crucial”, bien, tal vez por ellos?

Mantén tus caballos y tus minutos

y tus monedas de dólar hongkoneses en el bolsillo.

No eres una esquina o una página de vuelta crítica.

Esperar. Pensaré en ello.

Esta presión que compartes es una bisagra fuera de lugar,una fantasía.

Estoy exactamente donde quería estar.


Naomi Shihab Ny

Tr. del inglés



Malcom Morley








lunes, 20 de abril de 2015


Desempaquetar un globo terráqueo

Miro en el Pacífico y no espero
ver nunca las cabezas de la Isla de Pascua,

aunque supongo bajo la luz solar la ondulación
de las hierbas amarillas inclinadas en la orilla;

ayer una cierva comía hierba en el huerto:
levantó las orejas y dejó de comer

cuando nos sintió mirando desde
un pasillo acristalado. En su sueño, un veterano

suda, desactiva una mina terrestre.
En el globo, señalo la batalla del

Mar del Coral, ahora a nadie le preocupa.
Un poema nunca puede ser demasiado oscuro.

Asiento con la cabeza y, mirando el Kenai, oigo
el hielo romperse en la ensenada;

ayer un coyote trotaba frente a
mis faros y volvió la cabeza

pero no cambió el paso; así es como
yo quiero vivir en este planeta:

un conejo de pie en la puerta de cristal,
la flor donde no hay flor.

Artur Tse
Tr del inglés.

Koolhaas y Vriesendorp



sábado, 18 de abril de 2015

Monadnock a principios de primavera

Coronado por nubes y espléndido, al dominar todas
las pequeñas colinas menores que lo confinan,
permanece, al brillar con la ligereza de abril,
aún sosteniendo el invierno alguna pared severa
y empinada, protegida; y sorprendida por la llamada
de la primavera, tus árboles a ras de la esperanza
y el lanzamiento de una nube carmesí, en silencio.
Encima de tus grietas nevadas donde caen
las pálidas hojas marchitas del roble mientras la nieve abajo
se derrite en su toque fantasmal. Otro año
es rápido con el intercambio. Como ha sido cada año.
Inmóvil todo observas, y todo lega
alguna joya a tu diadema de poder.

Tu promesa de mayor majestad inadvertida.


Amy Lowell
Tr. del inglés

Francesca Woodman

martes, 14 de abril de 2015

EL AMOR

Kay Sage


Pasan los ríos ocultos bajo el suelo de las ciudades igual que pasa el amor, que hunde
el corazón de los animales humanos sin que ellos sepan ni conocerlo ni nombrarlo.
Y así es como unos lo confunden con el hambre, otros con la sed, y la mayoría con la transmisión de nosotros en otros: las vigas de madera, la comida en el plato, el calor bajo las sábanas.
¿Pero  qué sería del amor si fuera reconocido y se nombrara? ¿Dónde se escondería él que nació para llevar en el rostro un antifaz y en el sexo una espada?
No ama el amor la paz, y nadie debería hablar de amor para hablar de nada
que no fuera este río, el interrogante extremo de la carne que se abre y, abierta,
se desata. Nada que pueda ser llevado por la mano a una culminación.
Nada que tenga fin. Nada que se sitúe fuera de sí mismo. La alegría se da en el amor
como el temblor en el agua. La alegría se da en el amor como el fragor en el fuego.
Pero nunca es feliz el verdadero amor. El amor pide guerreros, personas acostumbradas
a vivir en condiciones extremas o, por el contrario, débiles. No tanto para ponerlos a prueba
como para sacar a la luz su potencia oculta, que pasa a través de él y a través de ellos,
que no es una potencia personal ni sobrehumana. Es una fuerza de agua.
Puede apagar el fuego y ser el aire de los peces, alimentar la tierra y corroer el hierro,
hacer crecer el trigo y echar a perder las cosechas. Por eso fluye conmigo,
pura pasión del poema, porque yo no nací más que para escribir
y ser escrita, porque yo nunca escribí más que para nacer y ser amada.

María do Cebreiro
Tr. del gallego



Kay Sage